Trucos para no pasar frío en la montaña (2ª parte)

Cuando vamos al monte en invierno, la mayor pérdida de temperatura corporal suele producirse a través de la cabeza, los pies y las manos. Por ello, centraremos nuestras estrategias en proteger estas zonas. En el caso de la cabeza lo tenemos fácil, simplemente disponiendo de un buen gorro de invierno. Y para pies y manos es especialmente llevar siempre en la mochila los calentadores químicos que ocupan poco y al abrirlos pueden durar hasta 5 horas.

Empezar la actividad con los pies calientes se nos antoja imprescindible. Mientras vayamos en el coche, colocando las botas bajo el chorro caliente de la calefacción, nos garantizará un buen comienzo.

Cuando nuestras botas no tienen el suficiente aislamiento o grosor, o incluso si los calcetines no son los suficientemente gruesos, podemos fabricarnos unas plantillas con un parasol del coche. Son un buen aislante del frío y la humedad.

Y si encima se nos mojan los calcetines, podemos meter nuestro termo con bebida caliente dentro de ellos y así se secarán rápido. Si no tenemos bebida caliente pero disponemos de un hornillo, calentaremos una cantimplora con agua y a continuación la metemos en el calcetín bien cerrada. Y para mantener las botas secas y no muy frías, o incluso secarlas si se han mojado, el papel de periódico es infalible.

Si tenemos guantes pero no son impermeables y comienza a llover o nevar, podremos evitar que se mojen las manos con unos guantes de cocina. Eso sí, solo es recomendable usar este truco en las paradas, ya que hacerlo en pleno esfuerzo hará que sudemos y las manos se mojarán enseguida.

Cuando vayamos a usar poco las manos, solo para sujetar los bastones, las manoplas serán más adecuadas para mantener la temperatura. Y si no, unos guantes finos de seda bajo los principales, añadirán aislamiento sin apenas perder transpiración.

A veces tenemos dificultades para abrir un termo con los guantes. Poniendo una o varias gomas elásticas alrededor del termo, mejorará el agarre y así no tendremos que quitarnos los guantes. Un buen recurso para mantener más tiempo la bebida caliente es rellenarlo con agua hirviendo y vaciarla de nuevo antes de echar nuestra bebida.

Esperamos haber reducido tus excusas para no salir al monte en esta época. Que disfrutéis de la montaña invernal, siempre con prudencia y revisando antes de salir la previsión meteorológica.

Acerca del autor

client-photo-1
Andrés

Comentarios

Deja un comentario