Raquetas de nieve: vía accesible a la montaña invernal

La nieve hace que las montañas luzcan en invierno un rostro diferente. Hasta hace pocos años caminar por la montaña nevada solo era habitual en alpinistas y esquiadores de travesía pero la popularización de las raquetas de nieve abrió un sinfín de posibilidades a los aficionados al montañismo. Se trata de una actividad asequible a cualquier persona, ya sea deportista habitual u ocasional, tanto por la baja exigencia física como técnica. Además no requiere de un gran desembolso económico porque salvo las raquetas, el resto de indumentaria y material (bastones, botas, etc.) solemos tenerlo. Eso sí, si alguien se anima a comprar unas buenas raquetas, el presupuesto estará por encima de los 100€.

Sus orígenes se remontan incluso a la Prehistoria, cuando los habitantes del altiplano asiático, empujados por la necesidad y el ingenio, utilizaban pieles y trozos de madera para no hundirse en terrenos nevados. Hoy en día, el uso doméstico ha sido superado con creces por el deportivo, actividad que se ha convertido en una de las estrellas de la temporada invernal.

Qué placer escuchar el crujir de la nieve al caminar, a veces como si el manto nivoso envolviera nuestros pasos. Otras, como si rompiéramos una frágil capa de cristal. Y qué afortunados somos que las raquetas nos abran de par en par el mágico entorno montañoso teñido de blanco.

Nos gustaría que descubrieras este entorno con nosotros. Pronto, os propondremos en nuestra web un calendario de actividades con raquetas en la Sierra de Guadarrama (diurnas y nocturnas) y un colofón a la temporada en marzo en un valle excepcional: Benasque, al pie del Aneto, en el corazón del Pirineo Aragonés.

Tus huellas en la nieve solo permanecerán hasta la próxima nevada, pero en tu memoria quedará una huella para siempre. ¿Nos acompañas?

Acerca del autor

client-photo-1
Andrés

Comentarios

Deja un comentario